HERENCIA

El fallecimiento de una persona supone la apertura de la sucesión y la transmisión de todo su patrimonio a los herederos. Teniendo en cuenta las ventajas fiscales, la escritura de herencia supone el pacto entre los herederos para repartirse, en la forma prevista por el causante o de común acuerdo, los bienes hereditarios. Fallecida una persona, los herederos disponen de un plazo de 6 meses para liquidar el impuesto de sucesiones. La escritura de herencia es el documento que firman ante notario para hacer un inventario de todos los bienes incluidos en la herencia, fijar su valoración y proceder al reparto, de acuerdo con las cláusulas contenidas en el testamento, las normas legales o los acuerdos que, sobre el reparto, puedan llegar a firmar los herederos.

El título sucesorio será el Testamento, Heredamiento o declaración de herederos abintestato.

Deberá presentarse el D.N.I del causante y la partida de defunción. El Notario obtendrá el certificado del Registro General de Actos de Última Voluntad y el Certificado de existencia de seguros de cobertura de fallecimiento.

Para inventariar y valorar el caudal hereditario deberán aportarse:

- Los títulos de propiedad de los inmuebles. El Notario obtendrá las referencias Catastrales.

- Las fichas técnicas de los vehículos

- Los certificados bancarios de saldos a fecha de la defunción

- Los títulos de propiedad de las acciones, participaciones sociales…o bien un certificado expedido por el órgano de administración de la Sociedad

- Las facturas que acrediten los gastos de última enfermedad, entierro y funeral

- Los documentos que acrediten las deudas pendientes del causante.

La herencia está sujeta al Impuesto de Sucesiones.

testamento

Mediante el testamento abierto ante notario, el testador organiza su sucesión de acuerdo con su voluntad y, previo asesoramiento del notario, teniendo en cuenta las limitaciones legales, como las legítimas o la posibilidad de que el testador adopte disposiciones especiales como legados. “El acto por el cual una persona dispone para después de su muerte de todos su bienes o parte de ellos se llama testamento” (Artículo 667 del Código Civil). El testamento abierto notarial es el que el testador manifiesta oralmente al notario y planifica, de acuerdo con las leyes, la transmisión de sus bienes a sus sucesores. En la práctica, se hace testamento porque facilita la herencia y los acuerdos entre herederos; porque es más barato; para ampliar los derechos que la ley concede al cónyuge viudo; y para introducir, con el adecuado asesoramiento notarial, cláusulas especiales como nombramiento de tutor, reconocimiento de deudas, nombramiento de albacea y contador-partidor, normas para partir la herencia, atribución de legados sobre bienes concretos, etc

Para otorgar Testamento únicamente necesita su D.N.I, Tarjeta de residencia, N.I.E o pasaporte.

El Notario redactará el Testamento conforme a su voluntad, dentro de las posibilidades legales, previa indagación de sus circunstancias personales.

En Testamento usted podrá regular su sucesión, nombrar tutor a sus hijos menores, o un administrador de sus bienes, así como establecer normas para realizar la partición.

ACTA DE DECLARACION DE HEREDEROS

Si una persona no ha hecho testamento, el nombramiento formal de herederos se hace ante notario mediante el acta de declaración de herederos, siempre que éstos sean descendientes, ascendientes o cónyuge. En los demás casos, es preciso acudir a los tribunales. A falta de testamento, es la ley la que rige la sucesión del causante. Nuestro derecho establece que el notario, por medio de un acta notarial de declaración de herederos abintestato, declarará, de acuerdo con la ley, quiénes son los herederos, en caso de que lo sean los descendientes, el cónyuge o ascendientes; en caso contrario, es necesario acreditarlo judicialmente por medio de un procedimiento de jurisdicción voluntaria.

En ellas se declara quién es heredero a falta de testamento.

Está legitimado para autorizarlas cualquier Notario del último domicilio del causante, y para requerirlas, cualquier persona con interés legítimo.

La documentación necesaria es la siguiente:

-DNI del causante

-Partida de defunción

-Certificado del RGAUV del que resulte que el causante no otorgó testamento (este podrá ser solicitado por el Notario)

-Libro de familia o certificaciones del Registro Civil de las que resulte el matrimonio y/o la filiación, y la declaración de dos testigos.

Una vez firmado el requerimiento han de dejarse transcurrir veinte días hasta la expedición de la primera copia del Acta, que servirá de título sucesorio.

NOMBRAMIENTO DE TUTOR

Tener un hijo es una de las decisiones más importantes en la vida de una persona y el nombramiento de un tutor para que le cuide en caso de fallecimiento o incapacidad no debería de serlo menos. Consigue el mejor asesoramiento y realiza las gestiones pertinentes con un notario de confianza. Los padres pueden en testamento o documento público notarial nombrar tutor, establecer órganos de fiscalización de la tutela, así como designar las personas que hayan de integrarlos u ordenar cualquier disposición sobre la persona o bienes de sus hijos menores o incapacitados. El nombramiento de tutor es frecuente, por ejemplo, en matrimonios o parejas jóvenes que quieren prever quién se hará cargo de los niños en caso de que falten los dos (por ejemplo, por un accidente de tráfico u otra eventualidad). Asimismo, la ley permite la autotutela o auto-nombramiento de tutor en previsión de ser incapacitado judicialmente en el futuro, por ejemplo, en caso de enfermedades degenerativas como el alzheimer. En todo caso, el nombramiento de tutor, que en última instancia corresponde al juez, debe comunicarse al Registro Civil.

AUTOTUTELA

Documento en el que una persona capaza designa a la persona que haya de ocupar el cargo de tutor, curador o defensor judicial para el caso de que sea declarada incapaz, y establece normas relativas al cuidado de su persona.

DONACIONES

Donar bienes o dinero es un acto de disposición gratuito para el que conviene tener en cuenta la normativa fiscal (si hay bonificaciones o no, la repercusión en el impuesto sobre la renta). Es necesario asesorarse sobre todas las consecuencias de este acto. Los donatarios incluidos en cualquiera de estos grupos tendrán derecho a aplicarse una bonificación del 99 por 100 de la cuota del Impuesto sobre Donaciones, de modo que sólo tendrán que ingresar el 1 por 100 de la cuota tributaria. Para la aplicación de esta bonificación será necesario que la donación se documente en documento público. Además, cuando la donación sea en metálico, será necesario que el origen de los fondos donados esté debidamente justificado. No obstante, la bonificación solo se aplica en el impuesto de donaciones y no en otros impuestos, como el IRPF o la “plusvalía municipal”, con lo cual en caso de donación de inmuebles conviene hacer un estudio previo de la fiscalidad de la operación.

Notaria Granada Santa Fe