CAPITULACIONES MATRIMONIALES

Cuando una pareja se casa, puede acordar libremente su régimen económico matrimonial. En defecto de pacto, se aplica el régimen de gananciales. Pero es frecuente, sobre todo cuando uno de la pareja ejerce actividades económicas, acogerse al régimen de separación de bienes mediante la firma de capitulaciones. El matrimonio tiene consecuencias económicas entre los cónyuges, que están sometidos a un régimen económico matrimonial legal, que en el ámbito del Derecho común es el de la sociedad de gananciales. No obstante, la ley permite que los cónyuges o los futuros esposos pacten en capitulaciones matrimoniales un régimen económico distinto. Lo más frecuente en la práctica es pactar el régimen de separación de bienes, ya con anterioridad a la celebración del matrimonio o una vez casados, lo que puede obedecer a la existencia de crisis matrimoniales o bien a la protección del patrimonio familiar en caso de que uno de los cónyuges ejerza una actividad económica de riesgo (un empresario, un autónomo, etc.) La escritura de capitulaciones matrimoniales tiene que inscribirse en el Registro Civil

PAREJA ESTABLE

Dos personas que conviven en una comunidad de vida análoga a la matrimonial se consideran pareja estable en cualquiera de los siguientes casos:

-Si la convivencia dura más de dos años ininterrumpidos.

-Si durante la convivencia, tienen un hijo común.

-Si formalizan la relación en escritura pública.

Por tanto puede constituirse una pareja estable, o acreditarse su existencia, mediante el otorgamiento de la oportuna escritura. No pueden constituir una pareja estable las siguientes personas:

-Los menores de edad no emancipados.

-Las personas relacionadas por parentesco en línea recta, o en línea colateral dentro del segundo grado.

-Las personas casadas y no separadas de hecho.

-Las personas que convivan en pareja con una tercera persona.

Además la pareja estable se extingue, entre otras causas, por acuerdo de sus miembros formalizado en escritura pública. En previsión del cese de la convivencia, los convivientes pueden pactar en escritura pública los efectos de la extinción de la pareja estable

LIQUIDACIÓN DE GANANCIALES

La sociedad de gananciales se extingue de forma simultánea al matrimonio en el divorcio alcanzado de mutuo acuerdo, pero exige liquidar el régimen económico, analizando los bienes incluidos en la masa ganancial, las deudas y cómo hacer el reparto. Por eso, es tan importante contar con la ayuda de un notario. Cuando se disuelve el matrimonio (bien por fallecimiento de uno de los cónyuges, bien en caso de divorcio), es necesario disolver y liquidar el régimen matrimonial. Como el régimen legal es la sociedad de gananciales, es frecuente otorgar la escritura de liquidación de sociedad de gananciales. En esta escritura se hace un inventario de los bienes gananciales, se procede a su valoración, se cuantifican las deudas y se hace el reparto por mitad. El régimen fiscal de la liquidación de la sociedad de gananciales es muy beneficioso, al ser en principio una operación neutra, exenta del pago de impuestos.

EXTINCION DE CONDOMINIO

Será necesario precisar la identidad de los comuneros, la composición de la comunidad, las adjudicaciones y la compensación oportuna en caso de exceso de adjudicación. El Notario obtendrá la Información Registral y la Referencia Catastral de los inmuebles. Las repercusiones fiscales de la extinción del condominio varían en cada caso. En la Notaría se le informará atendiendo a las circunstancias de su caso. Separación de parejas, divorcios, repartos de bienes o de herencias… En cualquier supuesto que la propiedad de un inmueble sea compartida y se desee poner fin a esta situación de propiedad conjunta, la vía más aconsejable, sobre todo fiscalmente, es la extinción del condominio. Si varias personas son dueñas de un mismo inmueble (por compra, herencia o donación) y uno de ellos quiere quedarse como propietario único, como alternativa a la compraventa existe la figura de la extinción o disolución del condominio. La ventaja es su fiscalidad, ya no que no tributa por el impuesto de transmisiones patrimoniales (8% del precio de venta) sino por actos jurídicos documentados (1’5% del valor del inmueble), lo que constituye una técnica de economía fiscal especialmente ventajosa para el contribuyente.

Byaps.com. Notario Santa Fe. Notaría